My TREASURE: my feets

Os he invitado a conocer mi reino de placeres y fantasias que solo están al alcance de aquellos que saben lo que quieren, que disfrutan de la entrega y desean realmente obtener una experiencia que va mas allá del sexo. Os dejo las puertas de mi reino semiabiertas para que os liberéis y me entreguéis vuestras fantasías ocultas, esas fantasías que tanto os excitan. . . y os motivan al desear pertenecer y someteros a una dominatrix experta en el control de sensaciones la mas viles.

Así pues, debéis tener en cuenta uno de mis fetiches: mis pies. Os dejo un manual-Guía para vuestra primera sesión, si lo leéis y aprendéis bien lo que me gusta, me llevaré una grata sorpresa y será un gran placer para mí recompensaros.

12966307_1337704542912569_992157191_n111111111111

Primero de todo, debéis empezar por la palma de mis pies, con besos suaves y cálidos, sacar la lengua poco a poco, de manera sútil, llenar de suaves picos mis dos pies.

A continuación, cogéreis uno de ellos, prefiero que empezéis por el izquierdo, ya que el más erógeno es el derecho y me gusta dejar lo mejor para el final. El otro lo sostendré en vuestro hombro, ya que estaré sentada y tú a cuatro patas. Chuparás mi pie poco a poco, hasta que lo dejes completamente babeado.

Después, con vuestra lengua, limpiaréis la zona entre mis dedos,una y otra vez, la planta de los pies, el tobillo, los masajearás, y chuparás. Harás lo mismo con el derecho, y a este le dedicarás mucha más motivación, te entregarás más a este pie, hasta que yo llegue a una excitación notable.

Me encantan mis pies y os propongo otras situaciones:

  • Imagina que llegas de un día duro de trabajo y tu única motivación es verme. Podrás hacerme la manicura, masajearme los pies y limpiarme los pies y zapatos con tu lengua, que espero que sea grande y babosa, como la de un perrito. Esto se inspiraría en una sesión de servidumbre, como si fueras una prostituta vietnamita o una sirvienta sexy.
  • Me encanta jugar a los juegos de rol. No lo voy a negar. De todas maneras, si lo tuyo no es meterte en el papel de una mujercuela, podemos ser más realistas: te trataré como a un simple hombre estúpido que hará lo mismo que una prostituta vietnamita, sólo que además se comerá mis uñas y pieles sobrantes mientras te insulto y humillo como la zorra que a mí me gusta que seas😉
Anuncios

Bienvenido, explorador fetiche

InShot_20160315_155402 (1)Acabas de llegar a mis dominios ¿Te atreves a continuar, niño inocente?  Abre las puertas de mi mundo y en menos de lo que te imaginas, te encontrarás en mi mazmorra, totalmente equipada, listo para complacerme, la mujer que hoy te sumerge en estas líneas, mañana te dominará y te postrará ante sus pies.

Mi nombre en el mundo  del BDSM es Mistress América, nombre que contrasta con este viejo continente, se debe a mis orígenes americanos. A mí te debes dirigir como Diosa America, la verdadera definición de elegancia y maldad, como en la naturaleza, en mí se unen belleza y crueldad. De piel canela, pelo oscuro y ojos felinos, negros, como mis intenciones.

Yo y sólo yo puedo escarbar en esa sucia mente, conocer todos tus monstruos, para aliarme con ellos y conocer cada centímetro de tu cabeza.

Soy una jugadora apasionada de 20 años, dominante por naturaleza, disfruto convirtiéndote en mi propiedad, en algo completamente mío. Mis práctica favorita es la tortura corporal, pero nunca puedo contenerme y siempre acabo pasándome de la raya…

Me convertiré en tu domina joven y estricta, dominaré tu cuerpo y tu mente, serás mi puto perro pulgoso, me alimentare de tu miserable vida. Ven y entrégate a mi sin miedos, serás mi puta, la zorra a la cual follaré sin tregua, azotando tu culo, abofeteando tu cara, escupiendote  . . Cada vez quiero más. Venid a complacerme, ya seáis sumisos o esclavos, putas baratas o perras refinadas. 20 latigazos por atreverte a mirarme, 30 más, convertirte en mi wc público, suspenderte y asfixiarte, dejarte caer y violarte, si aguantas te recompensaré: lame mis preciosos y olorosos pies como un perrito de lengua larga y grande. . . ¿estás preparado? ¿te atreves? Yo sí.